Array

TICAPAMPA

FIESTA EN HONOR A LA VIRGEN DEL PILAR EN LIMA FUE DE REENCUENTRO PILARINO

PDF Imprimir E-mail
Escrito por ANIVAL TORRE CAMONES    Sábado, 20 de Septiembre de 2014 00:17

Como era de esperar las hijas y los hijos ticapampinos se reencontraron y compartieron gratos momentos, casi todas las familias estuvieron presentes: Javier Aguirre Robles y Sra. fueron los mayordomos, la presencia de los ex alumnos de la Escuela 1343, como Alfredo Cáceres, Alfredo Huamán, Fernando y Alfredo La Madrid, Los Hermanos Valenzuela que trajeron una representación de la Fiesta Virgen del Pilar de Ticapampa, Erik Chávez, Elías Aguirre, Herbert y Ferenco Huerta, Edwin y Hugo Huerta Rodríguez, Santiago Alvarado, Francisco, José y Hugo Maguiña, Javier Huerta, Teodorico y Wilfredo Torre, Wilfredo Tinoco Campos, Marcelino Huerta, Ferrer Campos, etc., etc. quedará como recuerdo del año 2014. Felicitamos a los Directivos por haber hecho realidad de la tercera y cuarta pared gracias al apoyo de Ticapampinos que han puesto el corazón a la obra. Así mismo esperamos la pronta recuperación de la Presidenta Señorita Judith Sánchez Maguiña. QUE LA VIRGEN DEL PILAR PROTEJA A TODOS LOS TICAPAMPINOS.

HACER CLIC EN:

https://www.youtube.com/watch?v=fkFSur1COzM

Última actualización el Viernes, 10 de Octubre de 2014 00:44
 

LA TRADICIÓN PILARISTA Y LA FIESTA TAURINA. (1)

PDF Imprimir E-mail
Escrito por ANIVAL TORRE CAMONES    Domingo, 12 de Octubre de 2014 12:43

Escribe: Eduardo Ramirez

La Fiesta Taurina es tal vez lo más tradicional de nuestra tierra, cuando el español don Lorenzo de Cáceres, señaló con su Espada el lugar en el que se fundaría el Pueblo de Ticapampa, trajo consigo la Veneración a la Virgen del Pilar y la Fiesta Taurina, estas dos tradiciones nos ha mantenido como pueblo, nos ha dado la identidad y acaso también el orgullo. (2).

Quiero graficar aquí, con mucho más detalle y extensión cómo y qué sentía al llegar nuestra fiesta tradicional.  La fiesta patronal y las corridas de Recuay en el mes de setiembre nos permitían ya respirar de por sí este aliento cercano de la  fiesta en Ticapampa; cuando niños jugábamos a las corridas en la misma plaza en la que se instalaba la fiesta de octubre, en la que hoy se ha construido la plaza principal del distrito.  Hay una planta silvestre alargada con algunas espinillas que cuando se lanzaba a la espalda quedaba pegada en la chompa, sin importar el lugar, simplemente se adhería con tal rapidez y fuerza que lo utilizábamos como banderilla, simulando la corrida.

En los días de auge de la minería había mucho negocio, los vendedores ambulantes que venían de diferentes lugares a la fiesta de Recuay, a quienes llamábamos “mercachifles” (3) se instalaban en Ticapampa hacia el tres o cuatro de octubre haciendo filas largas a lo largo de la calle principal,  Virgen del Pilar, hasta llegar al canal que cruzaba la calle principal donde comenzaba el “barrio abajo”.

Se instalaban por sectores, vendedores de comida de la más variada, cocinando a fuego de leña, servían caldos calientes de carne de carnero, de res o de gallina de todos los sabores y estilos, desde el mediodía hasta altas horas de la noche.  También los vendedores de ropa, de juguetes y de locería; lo hacían igualmente, los juegos sanos de nuestra época, como el juego de la tómbola, que permitía ganar cajitas de té, cocoa, leche o aceite, cualquier otro pequeño juguete que llamaba la atención; ofrecían también un rifle con dos, cuatro o seis proyectiles, según uno pagaba más o menos, para dar en cualquier objetivo.  Se vendías también zapatos, zapatillas y cosas para el deporte.  Lugar especial ocupaban los vendedores de regalos para los capitanes de la fiesta taurina, cuadros, cintas, imágenes, espejos, cerca de la plaza de toros.  Todo esto se instalaba en la parte central; ya saliendo para empezar el Jirón Francia, el mercado pequeño del distrito estaba muy concurrido, al frente se instalaban los famosos brujos o adivinos, leedores de la suerte y el destino, que tenían concurrencia; algunos de estos pedía a los parroquianos concurrentes objetos o ropa de los pacientes a quienes iban a reponer de algún maligno trance y se marchaban con eso de un día a otro desaparecían.  Había el famoso mono que sacaba la suerte de quien con un pago se lo pedía; mucha gente creyente de estos designios terminaba por consultar a los monos su provenir.

Con el paso de los días se hacía intransitable el centro del pueblo, pero era divertido darse una o varias vueltas por el lugar para observar, ver y disfrutar, comprando algo,  comiendo o jugando.  Ingrediente especial le ponía la lluvia, los vendedores tenían  que extender sus carpas y los pobres mercachifles sufrían los embates de la naturaleza, creo que  el suelo sobre el que se instalaban nunca secaba hasta que se marchaban.  Así pasaban los días, graficados desde diferentes épocas de nuestra vida, cuando niños nos llamaba la atención todo esto; al llegar a la adolescencia nos interesaba ya otras cosas.

Entre tanto la celebración de las novenas de la Virgen del Pilar se iniciaban el primer día del mes de octubre, con la misa de bajada, como se llama, y noche a noche los fieles concurrían al Templo de la Virgen del Pilar, ahí, el padre Gaspar Jaramillo Cruz, iniciaba la celebración hasta el día 11, de las vísperas en que celebraba la misa nocturna.  Esta empezaba a las ocho de la noche con la concurrencia de los devotos, quienes concurrían con invitados y banda de música, se prestaba gran atención a la fiesta religiosa, lo que ahora se ha perdido.  Me atraía la misa nocturna de la víspera, retumbaba el templo en la noche con lluvia, el humo del sahumerio parecía más humeante, el eco del templo más intenso. Tal vez la oscuridad de la noche no me daba alternativa para huir del incienso, del retumbar del sonido, a dónde correr me dije tantas veces, pero la imagen de la Virgen estaba ahí, con su bondad, con su paz, con su silencio; tantas veces me paré frente a ella, mil veces le pedí protegiera mi destino; claro tantas otras, por razones existenciales, he querido estar lejos de la religión.

Ha resultado difícil para la investigación acreditar cómo es que llegó a Ticapampa la devoción por la Virgen del Pilar; primero porque descubrí que los migrantes españoles que llegaron al villorrio, fueron todos de Extremadura, digamos, la tercera generación de españoles, nietos de los amigos de Francisco Pizarro y fundamentalmente de la Provincia de Cáceres,  como lo acreditaré en otro artículo; sin embargo, para  felicidad nuestra, obtuve una información muy importante, (4) don Lorenzo de Cáceres el que llegó a Tejapampa (5), fue nieto de un vasco, que casó en Aragón con la familia Ripalda, cuya nobleza es aún reconocida, (6) quien finalmente por discrepancias se divorció; el lio habría herido gravemente el orgullo del abuelo que marchó a la Provincia de Cáceres donde su padre obtuvo el beneficio del Rey para poder utilizar, como vasco, unido a su nombre, el patronímico de la provincia que defendió contra la invasión de los Musulmanes, en la Batalla de Lepanto, el 7 de octubre de 1571, que fue la defensa de la cristiandad y el triunfo definitivo contra la invasión musulmana.  Se marchó a la Provincia de Cáceres en Extremadura, llevarían en adelante solo el apellido “de Cáceres”, unido al nombre, renunciando así a la nobleza de "Los Ripalda"; pero se llevaron consigo, también, la devoción por la Virgen del Pilar, difundida en Aragón.

El 27 de mayo de 1642 el Municipio de Zaragoza proclamó a la Virgen del Pilar Patrona de la Cuidad y la corte aragonesa de 1678 extendió el patronazgo a todo el Reino de Aragón, de manera que desde este año fue imposible no conocer la devoción mariana en ese lado de España, con que convivio don Lorenzo de Cáceres durante su estancia de más de veinte años en Aragón.

Cuando en 1759 el nieto, Lorenzo de Cáceres, sin más recursos que su propia aventura, decidió partir a América, el abuelo cargado de años le entregó para su protección y, acaso para su refugio, la pequeña imagen de la Patrona de Zaragoza, él puso cuidadosamente entre sus baúles, junto a ilusiones, la frágil imagen de la   Virgen del Pilar.   Llegado a Lima, encontró al Conde de Superunda en el Virreinato; anduvo buscando alguna aventura y luego de casi dos años de permanencia en Lima, tuvo como conviviente a una española con quien recibieron el 12 de octubre de 1761 a don Manuel Amat y Juniet, en los días previos a su asunción como Virrey, famoso por su relación comentada con doña Micaela Villegas, La Perricholi.

Con el apoyo de la conviviente don Lorenzo de Cáceres, se marchó al norte, hacia Huaraz, a lomo de mula, llevando consigo el viejo baúl en cuyo interior la imagen de la Virgen buscaría un lugar, en el que se asentarían para siempre la Tradición Pilarista y la Corrida de Toros.

La celebración del 12 de octubre desde esa época lleva consigo toda esta tradición, cargada de historia, ilusiones, aventuras, recuerdos, orgullo y majestad, la Virgen del Pilar ha permanecido ya desde 1762, ligado a nuestro pueblo. La única tradición pilarista en la zona, ha sabido darnos la identidad que como pueblo nos une, su fiesta es el acto más importante del año.

La Fiesta Taurina de Ticapampa es conocida en todo el mundo, sino basta verificarlo cómo se ha difundido. Sabemos que también nuestro padres y hasta nuestros abuelos nacieron cuando ya en Ticapampa se hacían corridas, nosotros hemos visto visitar a nuestra plaza de toros a los más grandes toreros, desde don Rafael Santa Cruz hasta Fredy Villafuerte y Cesar de Madrid, en nuestra tierra mostraron el arte encantador del toreo los hermanos Bustamante, el Nene, Paco Chávez, Urquizo, Manuel Rodríguez, el colombiano Tano la Fuente, Tito Contreras, Rafael Jara, EI Temerario, EI Campesino, Daniel Palomino, César Caro, Los Triunfadores de la Feria del Señor de los Milagros, Rafael Puga que en todo el esplendor de su carrera, de la Plaza de Acho fue a torear a la Plaza de Toros de Ticapampa, Pablo Salas y el mencionado Fredy Villafuerte.

Muchas son las historias que se cuentan, hasta los toros por su bravura forman parte de lo tradicional, dicen que visitó nuestra plaza hasta que las fuerzas Ie alcanzaron, el temible Rey de Pachacoto, enorme animal al que solo Ie toreaban los valientes. Mostraron su raza los bravos de las divisa de Chuquisongo, Salamanca, La Viña, Monte Carmelo, Checayani y Santiago Apóstol.

No podemos en este testimonio, aun cuando breve, dejar de reconocer la importancia que ha tenido un grupo de paisanos en mantener la tradición de la Fiesta Taurina, y que lo sepan los que no tuvieron la suerte de conocerlos, porque muchos de ellos ya murieron; en los orígenes debemos de recordar a la persona de don LUCIO CACERES ROMERO, a quien testimoniamos en sus hijos y nietos el recuerdo y el reconocimiento, igualmente a don RAUL ALFONSO ENRIQUE COLONIA, curtido y duramente criticado organizador de nuestra fiesta. Desde 1991 la corrida se realiza en la Plaza de Toros que administra la Municipalidad, cada año con más formalidad; a los paseíllos se agregaron los picadores, a éstos los caballos para arrastre, luego los monosabios y los alguaciles, para todo esto jueces con conocimiento y por su puesto la concurrencia de un público amigo y conocedor del arte taurino (7).

___________

NOTAS.

(1)   Este artículo fue publicado en la Revista de la Asociación Virgen del Pilar de Ticapampa del año 2007, responde a mi pensamiento en la época, claro que con el tiempo mi apreciación ha cambiado y sobre todo ha sufrido modificaciones mi concepto sobre la corrida de toros, tal vez sea la última vez que hable sobre eso, pero por la fidelidad de nuestra historia como pueblo los publico.  He agregado algunos otros recuerdos para la posteridad.

(2)   Con la afirmación en este párrafo me equivoco, por cuanto llegaron los españoles hacia 1760 ya Ticapampa existía, con el nombre del quechua huaylas: Tejapampa, pampa de tierra quemada.   Por otro lado, don Lorenzo de Cáceres al llegar y afincarse no tenía la condición de encomendero y repartidor, pues estas identidades jurídicas ya no existían en aquella época.

(3)   Se dice a los comerciantes que mudan del lugar para vender.

(4)   Los descendientes directos de don Lorenzo de Cáceres, hijos de doña Luz Cáceres Tapia y de don Lorenzo Cáceres Cáceres, Víctor Manuel y Emiliano me informaron que en efecto el abuelo fue vasco y casó con una descendiente de la familia Ripalda, en Aragón, gracias a lo cual se transmitió a la familia la Tradición Pilarista.

(5)   Nombre originario de Ticapampa en el quechua Huaylas.

(6)   Información sobre el apellido Ripalda se encuentre en libro titulado "El Solar Vasco Navarro" de los hermanos García Carraffa, con lo que se acredita que los Ripalda son de origen vasco, navarro.  Los apellidos vascos se fueron formando tomando en cuenta los nombres de los lugares, y los personales variaban en cada generación e inclusive entre hermanos. Se tenía como costumbre tomar el nombre del solar para demostrar la posesión sobre el mismo. La denominación de las plantas, ríos, montes, bosques, peñas, campos les servían de inspiración. Se pueden distinguir términos, como el significado de los colores o piezas que integran los escudos.  Por eso llegado don Lorenzo de Cáceres a Tejapampa construyó una mansión ubicada en la parte central del pueblo en formación y colocó en su entrada una descripción en idioma vasco, para no olvidar su origen, LA FE DERLINA, que traducido a nuestro castellano significa “aposento del caminante”.

(7)   Este artículo contiene una segunda parte.

Última actualización el Domingo, 12 de Octubre de 2014 12:44
 

11 y 12 OCT: Virgen del Pilar, protege a tu pueblo

PDF Imprimir E-mail
Escrito por ANIVAL TORRE CAMONES    Viernes, 12 de Octubre de 2012 10:17

MAYORDOMA DE LA FIESTA EN HONOR A LA VIRGEN DEL PILAR

SEÑORA GLADYS TORRE CAMONES

Última actualización el Viernes, 10 de Octubre de 2014 00:45
 

!QUE RICO ES EL PONCHE TICAPAMPINO!

PDF Imprimir E-mail
Escrito por ANIVAL TORRE CAMONES    Viernes, 07 de Marzo de 2014 22:57

VIDEO DE TICAPAMPA, HAGA CLIC EN:

http://www.youtube.com/watch?v=9eRgCRFMklk&feature=youtu.be

Última actualización el Viernes, 10 de Octubre de 2014 17:01
 

T&C Ingenieros

Banner