Array

70 AÑOS DE LA ASOCIACION PROGRESO TICAPAMPA.

PDF Imprimir E-mail
Escrito por ANIVAL TORRE CAMONES    Jueves, 29 de Noviembre de 2012 22:17

ESCRIBE: MAGNO EDUARDO RAMIREZ CHAVEZ

Artículo exclusivo para Ticapampa.com

El 29 de noviembre de 2012, la Asociación Progreso Ticapampa (1) celebró setenta años de fundación, resulta precisa la fecha para analizar los por menores de su fundación, como una contribución a su larga historia.

Los antecedentes de la fundación de la asociación aparecen en el archivo de asociaciones del Ministerio de Trabajo, que se ubica en la Avenida Salaverry en la ciudad de Lima, lugar en el que funcionó el archivo del antiguo Ministerio de Justicia y Trabajo, donde se registraba a las asociaciones formadas bajo la vigencia del Decreto Supremo del 23 de marzo de 1936 (2).  La fundación ocurre, en efecto, el 29 de noviembre de 1942 y la reunión se inicia a las diecisiete horas de la tarde, en que “ … un grupo de los hijos del distrito de Ticapampa de la Provincia de Huaraz, del Departamento de Ancash, se reunieron en el domicilio de don Juan de Dios Mejía Romero, ubicada en la Avenida Grau número trescientos setenta i nueve, quienes acordaron después de varias deliberaciones, formar una entidad representativa de los hijos del indicado distrito, en la Capital de la República con el lema Asociación Progreso Ticapampa …” El acta es sumamente simple, escrita a máquina, está contenida solo en una cara, con la mayor simplicidad; en alguna oportunidad, conversando con don Nemesio Budén Maguiña, (3) que estuvo presente en el acto de la fundación me contó que en realidad este grupo de personas ya venían coordinando desde hacía un buen tiempo, tal vez un año y medio antes, la posibilidad de formar una asociación que agrupara a los ticapampinos, de manera que el acta no contiene sino una síntesis de ese deseo.  Es bueno sí comentar que en su redacción resalta los mejores deseos de contribuir con el progreso del distrito y el fundación se sustenta en el compromiso de honor, sabiendo lo que significa firmar este documento y colocar la rúbrica.  “… i se comprometieron bajo palabra de honor, firma i rúbrica, trabajar por todos los medios posibles por el progreso de ese distrito”.
El lugar cotidiano de reunión era la casa de don Juan de Dios Mejía Romero (4), en cuyo lugar también funcionaba una agencia de transportes de carga hacia Huaraz de su propiedad, ubicada en efecto en la cuadra tres de la Avenida Grau, a tres cuadras de la plaza del mismo nombre y a dos cuadras de la Avenida Abancay, frecuentada por provincianos, en el que se reunían para añorar nuestra tierra, calmar la pena de estar lejos o acrecentar el cariño a la tierra que los vio nacer (5).
La reunión fue dirigida por don Juan de Dios Mejía Romero y actuó como secretario de actas, don Francisco Torres Jaramillo; fue el gestor de esta reunión, lo dice en el acta, don Francisco Flores Maguiña.  Se nombra la primera junta directiva, conformada de la siguiente manera:
Presidente                              :           Emilio Ortiz. (6)
Vicepresidente                       :           Silvino Ramírez Huerta.
Tesorero                                 :           Juan de Dios Mejía Romero.
Fiscal                                      :           Nemesio Budén Maguiña.
Secretario General                :           Emilio Ramírez Romero.
Secretario de Actas                :           Francisco Flores Maguiña.
Secretario de Propaganda     :           Francisco Torre Jaramillo.
Vocal 1°                                  :           Pascual Mejía Romero
Vocal 2°                                  :           Gerardo Días Estrada.
Vocal 3°                                  :           Antolín Villanueva Gamarra.
Vocal 4°                                  :           Afías Rodríguez Tolentino.
Bibliotecarias  Señora                 :           Aurelia Jaramillo de Mejía.(7).
Señorita          :           Cecilia Ortiz Cáceres. (8)
La simpleza del acta de fundación y las circunstancias en que se presentó el expediente para el reconocimiento me hacen pensar que el contenido del acta fue cambiado en varias oportunidades.  Aun cuando aparecen citados trece participantes que ocupan cargos directivos, al final de dicho documento solo aparecen nueve nombres y sin firmas, lo mismo ocurre con el acta de la reunión que aprueba el estatuto.  He querido encontrar una explicación y es que cuando se presentó el expediente para el reconocimiento de la asociación, el 22 de enero de 1946, las medidas de seguridad eran rigurosas, y lo fue este Decreto Supremo del 23 de marzo de 1936, en razón a que con ese mismo procedimiento se registraban los sindicatos de trabajadores portuarios, textiles, panaderos y de otras organizaciones, que formaron parte del gran movimiento sindical  en el Perú.  Ahí el cuidado extremo de estar debidamente identificado para ser acreditado dirigente de una agrupación.  Estas agrupaciones, dada la coyuntura política del país, tenían que contar con un Asesor Técnico, que para el caso del trámite fue acreditado el Capitán del Ejército, Don Oscar Robles Jaramillo (9), ticapampino de nacimiento y para orgullo nuestro, padre del General Constitucionalista Oscar Robles Espinoza.
La solicitud para la inscripción fue suscrita con fecha 14 de enero de 1946 por el Presidente del Consejo Directivo, don Nemesio Budén Maguiña, quien sucedió en el cargo a don Emilio Ortiz, y como Secretario General firmó don Nicanor Cáceres Torres, acreditando en su nómina un total de 86 socios activos.  El expediente fue presentado ocho días después, el 22 de enero de 1946, con número de ingreso 460163.    Remitido luego a la Prefectura de Lima para que el Gabinete Central de Identificación verificara los nombres exactos de los integrantes y sus antecedentes; el 15 de junio de 1946, el Prefecto de Lima, Conrado Rey, remite al Director de Trabajo, el expediente señalando que se ha satisfecho todos los requisitos para la inscripción de la asociación, cuyo reconocimiento se hace el 8 de agosto de 1946, con un simple proveído.  Es preciso indicar algunos detalles porque el paso de tiempo y la vida hacen que se borren los datos históricos de esta institución.  El Consejo Directivo y la Comisión Femenina que consiguió la inscripción registral, en 1946, estuvo compuesto por los siguientes asociados:
CONSEJO DIRECTIVO:
Presidente                              :           Nemesio Budén Maguiña.
Vicepresidente                         :           Lozanio Tarazona Proaño.
Secretario General                   :           Nicanor Cáceres Torres.
Primer Secretario                     :           Javier Chávez Ramírez.
Secretario de Actas                  :           Lorenzo Gamarra Valverde.
Secretario de Prensa y Propaganda:       Cirilo Mejía Aguirre.
Fiscal                                      :           Augusto Cáceres Huidobro.
Tesorero                                 :           Pascual Mejía Moreno.
Adjunto Fiscal                         :           Marín Jaramillo Rondán.
Adjunto Tesorero                   :           Julio Mariño Dueñas.
Porta Estandarte                    :           Alberto Huerta Chávez.
Bibliotecario                          :           Augusto Robles la Rosa.
Vocal 1°                                  :           Eliseo Mejía Aguirre.
Vocal 2°                                  :           Felix Ramírez Valverde.
Vocal 3°                                  :           Fortunato León Valenzuela.
Vocal 4°                                  :           Eduardo Torres Norabuena.
Delegado en la Provincia de Huaraz:         Emilio Ortiz.
COMISION FEMENINA:
Presidenta                              :           Cecilia Ortiz Cáceres.
Secretaria                              :           Yolanda Villanueva Jaramillo.
Tesorera                                 :           Clara Jaramillo Rondán.
Luego de la reseña de su fundación, resulta necesario analizar el contenido de su primer estatuto interno, que fue aprobado en reunión de fecha 13 de diciembre de 1942 y consta de 63 artículos, lo que fue sustentado por el autor del proyecto, el socio, don Emiliano Ramírez.  Tiene la estructura típica de las asociaciones que surgieron dentro de la misma coyuntura y época, se consagra como una asociación con algunas características a señalar:
  1. Organización netamente nacionalista, respetuosa de las autoridades  legalmente constituidas”,  cuyo idealidad es trabajar por el ornato y el mejoramiento local del distrito que representa …”
  1. Permite como asociados a los lugareños y simpatizantes.
  1. Entidad única representativa del pueblo.
  1. Permito en su interior la formación de clubes que competirán con sus similares.
  1. Un Consejo Directivo compuesto por 16 socios, entre los que resalta la Comisión Femenina, formada por tres damas.
La vigencia de este estatuto se mantuvo hasta que asumió la presidencia de la institución don Jacinto Espinoza de Paz, período en el que se consiguió la inscripción en el Registro de Asociaciones, con la Partida Electrónica N° 11033684. En el 2010 se ha modificado el estatuto.
La asociación es actualmente la más sólida no solo por su historia, sino por su estructura orgánica, la seriedad con que se asume la responsabilidad en la vida interna.  No he querido mencionar nombres, sino los necesarios en esta etapa de la fundación.  Habrá oportunidad para recorrer esta larga existencia y reconocer la sacrificada labor de personas, familias y socios que contribuyeron a su formación, que lo ha convertido en la asociación más importante de la Provincia de Recuay.
Hace diez años me incorporé como socio gracias a la amabilidad de don Jacinto Espinoza y aun cuando no asisto a sus reuniones quiero contribuir en perennizar el acto de su fundación como un homenaje a tantos personas que contribuyeron a su formación.  Me permitirán que al final de estas líneas haga especial mención a dos personas a quien tanto aprecié, ellos les llevarán el mensaje a los que se fueron, dejándonos su nombre y su apellido, donde quiera que estén mi recuerdo infinito a Rafael Ortiz Cáceres, que con su sonrisa me recibió tantas veces con gratitud en la asociación; así como Ernesto Olivera Cáceres, que con su rostro adusto, cetrino y serio, guardo para mí la gratitud y el respeto. (10).
NOTAS:
(1). En el Acta de Fundación y el Estatuto llaman lema a la denominación.  Las instituciones que se formaron en esta época parece que tuvieron una especial preocupación por el progreso de sus pueblos, varias instituciones de esa época anteponen a nombre el término progreso.  El emblema utilizado como membrete es un minero dentro de un socavón, extrayendo el mineral, en alusión a los asientos mineros de Ticapampa.
(2) En 1992, al celebrarse cincuenta años de la fundación de la asociación, fue necesario contar con esta acta de fundación.  Por información de mi padre, Magno Ramírez Robles, que fue socio de la institución y en el año de 1956 formó parte del Consejo Directivo, supe que el acta de fundación se encontraba en el Ministerio de trabajo, y fue así.  Hice entrega de una copia al Presidente de entonces, don Jacinto Espinoza de Paz.
(3) A don Nemesio Budén Maguiña tuve oportunidad de conocerle y visitarle, en su casa en la cuadra nueve de la avenida Antúnez de Mayolo, en el Distrito de Los Olivos, al que asistimos juntamente con mi amigo, el ingeniero, Anival Torre Camones, para hacerle una entrevista para la revista Órgano Informativo de la Asociación Virgen del Pilar.  En aquella oportunidad nos contó los por menores de la fundación y recordó que tuvieron una reunión con el sabio Antúnez de Mayolo, quien los instó a fundar una asociación como ya lo habían hecho sus paisanos de Aija.
(4) Don Juan de Dios Mejía Romero, fue uno de los tres mozos que en 1927, trabajó en el Bar del Gringo Morris, lugar donde según los estudiosos se consiguió de manera casi perfecta la combinación del Pisco Souer.  Esto ha valido para que Ticapampa sea considerada la cuna de esta bebida.  El autor de este artículo piensa diferente.
(5) Esta frase lo he repetido casi textualmente de la conversación con don Nemesio Budén Maguiña.
(6) Emilio Ortiz fue casado con doña Cecilia Cáceres Bohórquez, luego de la fundación y durante su presidencia las reuniones de la asociación se llevaron a cabo en su domicilio, ubicado en el Jirón Leticia N° 627.
(7) Doña Aurelia Jaramillo de Mejía es la esposa de don Juan de Dios Mejía Romero, es una de las pocas sobrevivientes de esta generación que fundó la asociación.
(8) Cecilia Ortiz Cáceres, hija de don Emilio Ortiz, fue una de las jóvenes que participó en el acto de la fundación, ha ocupado de varias oportunidades cargo directivo.  Hago referencia de las personas que conozco, si el lector tuviera la amabilidad de proporcionar los datos de quienes participaron en este acto sería muy importante, tendríamos mejor información, para completar la historia.
(9) No sé si don Oscar Robles Jaramillo vive, nunca se le pudo hacer el homenaje y creo que tampoco lo reclamó.  Él vivió en Ticapampa, y se casó con una familia recuayna, para emigrar vendieron la casa que se ubicaba en Chaupis, y que hoy pertenece a la familia Valdez.
(10) Este artículo con mayores detalles de lo que vi y fui testigo, forma parte del capítulo dedicado a nuestras instituciones, en el libro inédito APUNTES PARA LA HISTORIA DE TICAPAMPA, que estoy preparando.
Última actualización el Jueves, 28 de Marzo de 2013 18:15
 

Escribir un comentario

Debe de Registrarse en la web para dejar su comentario


Código de seguridad
Refescar

T&C Ingenieros

Banner